Como gerentes de contratación o profesionales de recursos humanos, es probable que se enfrente a la tarea de revisar las solicitudes y currículos de personas que deseen trabajar para su organización o que quieran ser promovidos de puesto. Algunos solicitantes pueden listar credenciales o títulos que parecen creíbles, como por ejemplo licenciaturas, maestrías o doctorados, o bien una certificación profesional, pero que, en realidad, no han sido obtenidos a través de un curso de estudio legítimo efectuado en una institución acreditada.

Adjunto a muchas hojas de vida se encuentran documentos académicos en los que se advierte que algunas personas están comprando credenciales o títulos a compañías “fabricantes de diplomas” (diploma mills) — vale decir, compañías que venden “títulos” o “certificados” de estudios en Internet sin requerirle al comprador otra cosa que el pago de un cargo. La mayoría de las compañías “fabricantes de diplomas” cobran un cargo fijo, requieren pocos estudios, si alguno, y otorgan un título o diploma basado exclusivamente en experiencia laboral o de vida.

Por esta razón, la verificación de estos estudios realizados por los aspirantes a una vacante laboral o a una promoción interna, se convierte en una actividad que requiere de ciertas habilidades y conlleva una metodología especial de trabajo. Estas competencias del saber se validan a través la verificación con las instituciones acreditadas por el Ministerio de Educación Nacional o Apostilladas respetivamente. Dichas instituciones, están obligadas a expedir los respectivos documentos que acreditan que la persona interesada realizó y culminó satisfactoriamente el plan de estudios, cumpliendo con todos los requisitos y compromisos adquiridos. Estos documentos son comúnmente el acta de grado, el diploma y/o o certificado de competencias.

Según lo que dicen los funcionarios de la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC), el Departamento de Educación (Department of Education) y la Oficina de Administración de Personal (Office of Personnel Management, OPM) las credenciales falsas pueden poner en juego su credibilidad — y la de su organización. Al no realizar el proceso de verificación, usted podría designar a una persona sin calificaciones en un puesto de responsabilidad, dejando que su organización sea considerada responsable en caso de que las acciones del empleado perjudicasen a alguien. Usted puede estar contratando a una persona que también fuera deshonesta en otros aspectos, exponiendo a su organización y sus colegas a un daño potencial. Y en caso de que se descubran los títulos falsos, usted se arriesga a verse involucrado en una situación embarazosa.

SERPROINT S.A.S, pone a su disposición nuevas herramientas para ayudar a identificar las credenciales académicas falsas y garantizar la integridad de su proceso de contratación.

  1. Evaluación de la secuencia lógica de las fechas de obtención de títulos. Cuando usted revisa la lista de estudios cursados, se espera encontrar una progresión tradicional en las fechas de obtención de los títulos — graduado de escuela secundaria, seguida de títulos de universidad, maestría y doctorado u otros títulos de estudios avanzados. Si una solicitante lista como título una maestría o doctorado, pero no incluye un título universitario — o si el solicitante dice contar con un título universitario, pero no incluye en la lista un diploma de escuela secundaria, se puede considerar como un signo de que probablemente el título proviene de un “fabricante de diplomas.”

 

  1. Diplomas rápidos. Generalmente obtener un título universitario o de estudios avanzados toma tiempo — entre tres y cuatro años para un título universitario, entre uno y dos años para una maestría, y aún más tiempo para obtener un doctorado. Un título obtenido en un período de tiempo muy corto, o varios títulos listados en el mismo año, son señales a considerar por el encargado de contrataciones o la persona que hace la evaluación preliminar de personal.

 

  1. Títulos otorgados por instituciones educativas ubicadas en distintos lugares del domicilio de empleo o residencia del solicitante. Si el solicitante de empleo trabajó tiempo completo mientras realizaba sus estudios, se debe comparar los lugares donde se desempeñó en el empleo y la institución educacional. Si el solicitante no demuestra tener residencia en el área donde concurrió a la escuela o universidad, el título puede provenir de un fabricante de diplomas.

 

  1. Nombres similares. Algunas compañías “fabricantes de diplomas” utilizan nombres que suenan o lucen parecidos a los de escuelas de estudios superiores o universidades renombradas. Si la institución que detalla el solicitante tiene un nombre similar al de una escuela conocida, pero está localizada en otra ciudad o departamento, se debe verificar la información.

 

  1. Institución extrajera. También puede darse el caso de encontrar un título otorgado por una institución con un nombre extranjero que parezca prestigioso, esto también requiere cierta averiguación. Investigar la legitimidad de casas de estudio del extranjero puede ser una misión complicada, pero considere este punto como una señal de advertencia en caso de que el solicitante afirme tener un título obtenido en un país en el que nunca vivió o lo hizo durante poco tiempo, sin visa de estudio.

Verificar los Títulos Académicos:

SERPROINT S.A.S recomiendan verificar los títulos académicos siempre, aun cuando la institución que las otorgue sea reconocida. Algunos solicitantes de empleo pueden falsificar información sobre sus antecedentes académicos en lugar de hacerlo con su historial laboral, posiblemente esto se deba a que es menos probable que los empleadores consulten a las instituciones educacionales para verificar la autenticidad o para solicitar copia de los certificados de estudios.

Nuestro proceso incluye la verificación directa con la institución educativa, en la que se busca verificar los títulos y especialidades otorgados. Para lo anterior es importante contar con una copia certificada de los estudios cursados y suministrada directamente por la persona interesada. Además, se verifica la identidad y cargo del referenciador autorizado, ya que algunas compañías “fabricantes de diplomas” ofrecen un “servicio de verificación” que enviará un certificado de estudios falso al potencial empleador que llame para solicitarlo.

Adicionalmente SERPROINT S.A.S, investiga si la institución está acreditada por el Ministerio de Educación. Las escuelas de estudios superiores y universidades acreditadas por agencias legítimas generalmente están sujetas a una rigurosa revisión de la calidad de sus programas educativos.